La Dra. María José Buzón, de la Unidad de Investigación en VIH/SIDA Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona) y Premio GeSIDA a jóvenes investigadores en 2017, será la encargada de mostrar ‘Lo mejor del año’ en investigación básica. En esta entrevista nos avanza algunos de los temas que tratará esta tarde.

¿Qué ha sido lo más relevante que ha dado de sí la investigación básica en VIH en este año marcado por la COVID-19?

Este año ha habido avances importantes en el entendimiento de los reservorios virales del VIH que persisten a pesar de que los pacientes tomen tratamiento antirretroviral de por vida. En mi charla destaco 4 estudios.

1) El grupo del Dr. Victor Garcia ha estudiado una nueva familia de agentes reactivadores de la latencia (LRA, del inglés Latency Reversal Agent) que reactivan el virus por la vía no-canónica de activación del factor NF-kb. Describen cómo estos nuevos compuestos podrían reactivar el virus de forma robusta sin causar toxicidades, efecto no deseado que se ha descrito para otros LRAs.

2) Por otra parte, se ha identificado un nuevo papel de las células CD8 T sobre la persistencia del reservorio del VIH. El grupo del Dr. Guido Silvestri, en estudios realizados primates, han observado que las CD8 T son capaces de contrarrestar el efecto reactivador de los LRAs, de manera que podrían inducir a la célula infectada a un estado de latencia viral. Ésta es una función nueva de los CD8 T que no se conocía hasta la fecha

3) Cómo los anticuerpos neutralizantes que reconocen el VIH son capaces de inducir una respuesta específica mediada por células T es el hallazgo del tercer estudio, dirigido por el Dr. Daniel Kaufmann. Ellos utilizan muestras de un estudio clínico donde se les daba a los participantes 2 anticuerpos monoclonales y luego se sometían a un periodo de interrupción del tratamiento. Este efecto de los anticuerpos sobre las células T específicas no se había demostrado antes en el contexto del VIH.

4) El último estudio es el publicado por el grupo de la Dra. Xu Yu. Han utilizado muestras de 64 controladores de élite, pacientes VIH que son capaces de controlar la infección sin necesidad de tomar tratamiento antirretroviral, para demostrar que sus virus integrados se encuentran en un estado de latencia profunda. Este fenómeno puede ayudar a explicar cómo estos pacientes son capaces de controlar la infección.

¿Cómo se ha notado el efecto de la pandemia en la labor científica en torno al VIH?

En general, ha habido un parón en las investigaciones no relacionadas con la nueva pandemia, aunque los efectos no son inmediatos ya que las investigaciones duran por lo general varios años. Aventuro que veremos sus efectos entre los próximos 1-3 años.

A priori se puede pensar en los muchos efectos perjudiciales de la pandemia. ¿Ha tenido alguno positivo en el desarrollo de la investigación aplicada al ámbito de la salud?

Uno de los efectos positivos que yo personalmente he notado, ha sido el incremento en las colaboraciones entre diferentes grupos de investigación. Al ser una enfermedad tan multidisciplinar, las colaboraciones entre grupos han aumentado considerablemente. Esto es muy positivo.

¿Qué novedades en torno al VIH especialmente relevantes podemos esperar para los próximos meses?

No estoy segura si veremos novedades especialmente relevantes en los próximos meses en lo que se refiere a la investigación básica. Se está investigado mucho en cómo el reservorio viral pasa desapercibido por el sistema inmunitario, y creo que las investigaciones en este ámbito pueden dar lugar a resultados importantes en los próximos años, y idealmente con potencial aplicación en la práctica clínica.

Continuamente se habla de la mala situación que padece el sector científico en nuestro país. ¿Cree que la pandemia propiciará que cambie la sensibilidad y apuesta hacia dicho ámbito desde todos los estamentos de la sociedad?

Creo que la sociedad es consciente de la importancia de la investigación para la mejora de la salud, y más en situaciones como las que estamos viviendo. Sin embargo, hasta que los políticos no sean capaces de ver los beneficios, también económicos, de apostar por la investigación, no creo que cambie nada. Sinceramente, no espero grandes cambios a raíz de la pandemia en política de investigación científica.